jueves, 31 de octubre de 2013

Padres con autismo. Un tapete para experienciar la lateralidad y la dominancia.

Un abrazo a todas y a todos. Estas imágenes corresponden a un tapete de figuras que elaboramos para acompañar las experiencias de  dominancia, lateralidad y secuencia específica por parte de Alejandro. Ai identificar que él tenía muchas dificultades para comprender aspectos de su lateralidad y dominancia, diseñamos este tapete de figuras donde supusimos era posible trabajar de manera intencionada ambos conceptos. La mecánica era la siguiente: 

1) Alejandro se ubicaba al frente de un circulo, colocando su pierna izquierda en el óvalo amarillo y la derecha en el óvalo azul. Dependiendo de su elección debía saltar con su pie izquierdo siguiendo las huellas amarilla, o saltar con la derecha siguiendo las huellas azules. Si deseaba completar el círculo debía cambia de pie retornando al punto de partida; 




2) una vez concluido el salto en el círculo, llegaba a una línea de rectángulos con color azul y amarillo, repitiendo la misma lógica del primer paso. Allí debía desplazarse de forma horizontal con ambos pies respetando la ubicación de sus pie izquierdo y su pie derecho. Fue acompañado para que saltara en dirección lateral izquierda y derecha respetando los colores establecidos; 



3) en cada extremo de la línea de rectángulos empezaba una línea oblicua de óvalos, igual en la parte central. Alejandro debía asumir cualquiera de los tres recorridos, generando desplazamientos hacia adelante y hacia atrás para recorrerlos en conjunto, allí era reiterado el paso a paso. Ya el cuerpo se relacionaba con algo diferente a el mismo, no solamente estaba referenciado sobre si  (como pasaba en el primer momento), implicaba para Alejandro   comprender cuál de las  instancias de lateralidad elegía (izquierda - centro - derecha);


4) el siguiente paso implicaba que su cuerpo en conjunto,  sin diferenciar pie izquierdo o derecho, se desplazara a la izquierda o a la derecha (en línea horizontal) para ubicarse en una figura geométrica. allí le proponíamos que la lateralidad no solamente se construye a partir de la dinámica corporal, sino que en el mundo de la vida ya existe como un hecho socialmente construido. En ese caso Alejandro podía decidir si se ubicaba en el hexágono o el rombo (en la izquierda), o se ubicaba en el pentágono/ triángulo (derecha). Ya la lateralidad no estaba definida intrínsecamente por su cuerpo, era un constructo externo;

5) retornando a la figura anterior, Alejandro se enfrentaba a saltar con su pie derecho en el territorio de la izquierda y con su pie izquierdo en el territorio contrario (siguiendo los óvalos). Eso implicaba establecer que si bien se encontraba en una lateralidad definida socialmente, él igual tenía la posibilidad de utilizar su cuerpo desde otra pauta de lateralidad, en otras palabras podía decidir sobre como comportarse desde su propia lateralidad en ese territorio ya diferenciado;
6.  posteriormente, el niño sigue una línea en la que se intercalan izquierdo y derecho, para llegar a dos cintas semicurvas que delimitan  territorios izquierdo  y derecho en el que Alejandro se desplaza, le proponíamos en ese caso definir en que territorio movilizarse, asumiendo una equiparación entre su lateralidad y la del territorio;
 7. para concluir este tapete, le proponíamos utilizar sus manos para hacer el desplazamiento. Lo bello del ejercicio fue la respuesta progresiva de Alejandro ante las reiteraciones de la experiencia, adquiriendo finalmente el concepto de lateralidad, relación de lateralidades y por último el reconocimiento de la dominancia.

Presentamos algunos detalles gráficos.





Ta