martes, 29 de octubre de 2013

Padres con autismo: Un cubo de cuerdas para ejercitar la integración sensorial.





Al conocer la existencia de la integración sensorial, y luego de leer diferentes textos y artículos sobre la misma, decidimos incrementar los ejercicios sensoriales para Alejandro, y a la par para sus dos hermanos. Hasta ese momento no entendíamos lo importante que había sido para él acompañarnos en múltiples ejercicios multisensoriales que agenciamos pensando que era importante brindarle espacios, experiencias, sensaciones y relaciones. Como una anecdota curiosa, por nuestra casa se construyó una vía carreteble para tráfico pesado. Durante dos años, dicha construcción se convirtió en el parque de atracciones de Alejandro y Sebastían. Luana por su parte lo disfrutó en el útero. Allí disfrutamos múltiples experiencias táctiles, motrices, auditivas, propioceptivas y oculares. 

Retornando a la integración sensorial, tomamos la decisión de comprar un Kit para la estimulación sensorial. Consultamos a diferentes distribuidores y fabricantes, encontrando que los precios eran incosteables por parte de nosotros, lo más barato rondaba por los 2.200 dolares americanos.

Por eso asumimos una alternativa, diseñar y construir una batería que nos permitiera hacer el trabajo de integración sensorial en casa, especialmente el relacionado con lo propioceptivo y el equilibrio. Rayamos un poco, hasta proyectar un cubo de cuerdas en el que se podían hacer múltiples ejercicios, rutinas y prácticas espontáneas. Diariamente Alejandro, Luana y Sebastían hacen uso del mismo, a veces correspondiendo a rutinas planeadas por nosotros y en otras ocasiones en ejercicios espontáneos que han tenido un efecto potente en la motricidad de los tres. Las fotos que les presentamos tratan de mostrar la apariencia general del cubo, con sus diferentes partes. Después de la utilidad, lo mejor de esta construcción fue su costo, unos 360 dolares americanos. ¡Por fortuna existen alternativas!

Un abrazo cálido a todas y todos.