jueves, 14 de noviembre de 2013

Padresconautismo. Sistematizar nuestra experiencia es imprescindible para entender y actuar.


Sistematizar la experiencia es imprescindible para entender lo que hacemos. 




Sistematizar la experiencia con Alejandro, Sebastían y Luana ha sido fundamental para comprenderlos y comprendernos. Eso ha permitido un distanciamiento constante de nuestra propia cotidianidad para observarnos como acompañantes y aprendices del proceso educativo y vivencial de esos amados.










En esta entrada presentamos unos cuantos ejemplos sobre la manera que abordamos todos y cada uno de los materiales con los que trabajamos. Una vez concluidas cada habilidad, registramos en las evidencias  de trabajo lo vivido durante esa experiencia. Cada niño tiene su diario, en el que se anotan las conclusiones generales de la semana de trabajo, dando cuenta de las expresiones y cambios que en ella se viven. Semana a semana revisamos los comentarios y reflexiones, para generar pautas de continuidad o cambio en nuestro actuar.








Con respecto a los ejercicios cognitivo conductuales, hemos seguido las rejillas propuestas por el método Lovaas, no siendo tan estrictos, dado que las condiciones de Alejandro nos dan una mayor laxitud, en tanto su nivel de error se sobrepasa con rapidez. 






En muchas habilidades, la evidencia es fotográfica, por lo tanto tenemos ya cientos de cortos vídeos y miles de fotografías que nos permiten revisar manifestaciones diferenciadas en el tiempo. Algunas de esas manifestaciones son: forma de uso de los espacios y materiales, decisiones tomadas ante situaciones, formas de bloqueo o inhabilidad ante ejercicios puntuales, uso del tiempo, emergencias cotidianas, cambios en la flexibilidad, pautas de comunicación, expresiones afectivas, laboriosidad, emergencia de la palabra, uso del cuerpo, relación con el entorno, expresiones de temor, distanciamientos, tiempos de expansión y contracción y usos sociales del lenguaje (mentira, modulación del ambiente, seducción, intercambio de prebendas).








Como ya hemos narrado, todas las decisiones hasta ahora las hemos tomado nosotros, dado el rechazo profundo que experimentamos ante la morosidad, insensibilidad y negligencia del sistema de salud. Eso nos implica una alta responsabilidad en el seguimiento, dado que requerimos de evidencia concreta para saber si las rutas que seleccionamos son o no las adecuadas.





Abrazos a todas y a todos.