miércoles, 6 de noviembre de 2013

Padres con autismo. Los circuitos son muy útiles para Alejandro.

Un abrazo a los padres con autismo. Entre las respuestas que hemos construido para acompañar a Alejandro, uno de los recursos más interesantes y potentes ha sido la elaboración permanente de circuitos. Lo hicimos por experiencias previas en trabajo con jóvenes y niños en distintos nudos de la vida. Pensamos que los circuitos implican para los niños conflictos psicomotrices, sensoriales, propioceptivos y cognitivos que les implica tomar decisiones sobre la forma de afrontar y recorrer los circuitos. Al tomar ellos esas decisiones podemos observar cuál puede ser el tipo de acompañamiento que hemos de generar.


Este circuito lo hacemos en el patio interior de la casa, para ello utilizamos parte de nuestro inmobiliario, llantas, colchonetas, sillas del comedor de los niños, neumáticos, tablas del comedor de adultos y escaleras. Una de las escaleras está apoyada en monopatines para generar desequilibrio y movimiento lateral. La tabla apoyada en las llantas implica inestabilidad, al igual que la silla mecedora.


Trabajamos elementos numéricos y geométricos, por ejemplo en la escalera Alejandro elige desplazarse sobre las paralelas o en las perpendiculares. Asume la parte externa o interna del círculo (en el caso del neumático), enumera los pasos del circuito, cuenta los objetos que lo componen, diferencia conjuntos de objetos (sillas, tablas, travesaños).


Al desajustarse algún paso del circuito, Alejandro suele acomodarlo para reiniciar el trayecto.


Estas fotografías  muestran uno de los últimos circuitos que hemos hechos, después de un largo proceso Alejandro colabora en el montaje del mismo, asume desde su propia capacidad de decisión cómo ha de afrontarlo y lo más internaste, relaciones aprendizajes de otros momentos y experiencias del día para conectarlas con lo que está haciendo.









Lo más bello de estos ejercicios es la compañía permanente de sus hermanos. Quienes han cobrado muchas habilidades al lado de su hermano mayor.


Este circuito es intermedio en el tiempo, en él Alejandro ya había cualificado sus habilidades de equilibrio, confianza en la posición de su cuerpo, respuesta ante la escucha, uso de la bipedestación sin pérdida del patrón de marcha. 

Y siguen las  tablas, troncos, árboles  y escaleras. !Son muy útiles¡





Este circuito lo armamos hace 14 meses, después de conocer el diagnóstico de Alejandro decidimos registrar gráficamente lo que haríamos. Por fortuna previamente habíamos trabajado un ejercicio de crianza cercano, consciente, con presencia absoluta. Ya habíamos hecho ejercicios de este tipo teniendo en cuenta las necesidades de los niños. Y creemos que por eso el diagnóstico nos tomó con herramientas y disposición para la acción.